¿Cómo sé si tengo

un prolapso?

Parte II

 

– Sandra Gómez –

En el anterior blog ya explicamos qué es un prolapso y cuáles son los síntomas o señales de alarma, por eso hoy queremos hablarte de qué hacer para que no aparezca o evitar que empeore en el caso de tener un prolapso. 

Imagen de Fundation For Female Health Awareness

¿Qué puedo hacer para prevenir o evitar que empeore un prolapso?

Para evitar que tu prolapso empeore o evitar su aparición te vamos a proponer una serie de tips:

  • Haz ejercicios de suelo pélvico y activación de la musculatura abdominal profunda (transverso).
  • Haz ejercicios hipopresivos.
  • Corrige tu postura.
  • Haz el Knack antes y durante un esfuerzo. El Knack consiste en la contracción voluntaria del suelo pélvico para protegerlo ante un aumento de presión como ocurre al saltar, reír, toser…
  • Evitar cargar pesos innecesarios.
  • Corrige tu postura a la hora de levantar un peso y recuerda… haz el Knack mientras lo levantas.
  • Mantente activa pero evitando ejercicios de impacto e hiperpresivos.
  • Evita el estreñimiento y pujar durante la defecación. Mejora tu postura a la hora de ir al baño, colocando un banquito debajo de tus pies para elevar las rodillas por encima de las caderas y así tu esfínter anal estará mas relajado y facilitarás la evacuación. En caso de que la hez sea dura, mejora tu alimentación e intenta coger la rutina de ir al baño todos los días. En caso de necesitar empujar no lo hagas en apnea, pues eso provocará un descenso mayor de los órganos pélvicos. Empuja soltando el aire o soplando por una pajita, de esta forma será tu musculatura abdominal la que te ayude a evacuar la hez, el pujo será más efectivo y evitarás el descenso visceral.
  • Evita el sobrepeso. Tu suelo pélvico tiene que soportar todo el peso abdominal y pélvico, por esta razón evita sobrecargarlo más mejorando tu alimentación, manteniéndote activa y evitando la ganancia de peso abdominal.
  • Si padeces alguna alergia respiratoria que te haga toser o estornudar con frecuencia o eres fumadora, reduce los episodios de alergia mediante un manejo médico y evita el tabaco. Toser, estornudar o sonarse la nariz son maniobras que transmiten mucha presión hacia el suelo pélvico, así que reduce esa presión haciendo el Knack.
  • Si estás en periodo menopáusico es interesante valorar  nuestra alimentación.
  • Evita estar de pie o sentada durante un tiempo prolongado. Haz cambios de posición, túmbate o colócate en posiciones de declive si lo necesitas y sientes pesadez o bulto genital.

¿El prolapso tiene tratamiento?

Para cada grado de prolapso es importante saber que existe un tratamiento específico posible:

Los dos primeros grados (I y II) deben ser tratados con fisioterapia. En estos casos, si la paciente no presenta síntomas el objetivo del tratamiento será prevenirlos, sin embargo si los síntomas ya están presentes el objetivo será reducirlos.

En los grados III y IV, generalmente se hace uso de la cirugía combinada con fisioterapia pre y post operatoria. Es importante tener en cuenta que la rehabilitación pre-cirugía nos puede ayudar a mejorar la calidad de los tejidos y por tanto es lógico entender que no es lo mismo operar sobre un tejido muy dañado que sobre un tejido que se encuentra en mejores condiciones. Además la recuperación post-cirugía será más rápida y efectiva. Por otro lado, una vez pasada la cirugía y respetando el tiempo de cicatrización de los tejidos, será igual de importante mantener un programa de rehabilitación así como adquirir hábitos de vida saludables y mejoras en la higiene postural.

Tratamiento de fisioterapia de un prolapso

¿Qué hacemos los fisioterapeutas especializados en suelo pélvico para prevenir o mejorar tu prolapso?

  • Reeducación abdomino- pélvica: consiste en la realización de un programa individualizado para cada paciente y grado de prolapso que consiste en el fortalecimiento y tonificación de la musculatura del suelo pélvico y de la faja abdominal profunda (trabajo activo, kegels, hipopresivos, tronco 5P…).

También buscaremos mejorar la síntesis de colágeno presente en las estructuras de sostén (fascias y ligamentos) mediante el uso de la radiofrecuencia.

  • Higiene postural y cambios en el estilo de vida.

  • Pesarios: en el caso de mujeres muy activas con un prolapso leve estaría indicado el uso de un pesario. El pesario es un dispositivo que se introduce en la vagina y dependiendo de su forma va a dar sustentación a la víscera que está descendida recolocándola. Existen diferentes tipos y formas dependiendo del tipo de prolapso. Su uso está indicado solo cuando la paciente está realizando ejercicio o tareas que impliquen mayor presión sobre el suelo pélvico para evitar la progresión del prolapso, y algunos incluso pueden usarse durante las relaciones sexuales coitales. Estos deben combinarse igualmente con el tratamiento de reeducación abdomino-pélvica para su mayor efectividad.

Tratamiento quirúrgico de un prolapso

La cirugía es una opción para aquellas pacientes cuyos síntomas no mejoran con el tratamiento conservador.

Recuerda, la valoración por parte de un profesional es fundamental, tanto para tratar como para prevenir.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Síguenos!
Horario

De lunes a viernes

de 8:00 a 21:00

Teléfono

667 03 01 23

Dirección

C/ de Lope de Rueda

Nº 17, 1º C – Madrid

Email

info@fisio-especialistas.com

Al unirte expresas tu consentimiento para recibir comunicaciones comerciales e informativas de Fisio Especialistas. Puedes retirar tu consentimiento en cualquier momento y consultar nuestra Política de Privacidad para más información.

Abrir chat
1
WhatsApp Fisio Especialistas
Hola 👋🏼
¿en qué podemos ayudarte? 💜