Seleccionar página

Hoy queremos traer una lesión que es muy común en los futbolistas: la rotura muscular de los isquiosurales. ¿Quién no ha visto alguna vez en televisión a algún jugador ponerse la mano en la parte posterior del muslo cuando ha intentado esprintar a por la pelota?

Son diversos los factores por los que esa situación se produce en deportistas y con mayor frecuencia en los futbolistas, debido a carreras de alta velocidad, cambios de dirección, golpeos de balón…

La mayoría de las lesiones en los isquiotibiales es causada por la interacción de varios factores, por lo que se necesita un enfoque multimodal y disciplinar para prevenir la lesión.

¿QUÉ PUEDE OCASIONAR ESA ROTURA MUSCULAR DE LOS ISQUIOSULARES?

Entre los factores que pueden provocar esta rotura muscular de los isquiosulares nos encontramos:

  • Fuerza: se ha demostrado que una mayor fuerza del cuádriceps hace que en última fase del “balanceo” en la carrera, los isquiotibiales tengan que frenar con mayor esfuerzo el movimiento de la extremidad inferior en excéntrico. Por lo tanto, este factor lesional es más por el incremento de fuerza de los cuádriceps que una debilidad de los isquiotibiales.
  • Flexibilidad: una buena flexibilidad de cuádriceps y flexores de cadera hacen tener una menor posibilidad de sufrir la lesión. La explicación biomecánica es que la falta de flexibilidad produce una mayor tensión y por lo tanto mayor energía potencial en la extensión de cadera y flexión de rodilla en la fase “prebalanceo” durante la carrera, esto aumentaría la propulsión de la pierna hacia delante en la fase de balanceo (retroceso pasivo), aumentando la carga excéntrica de los isquiotibiales durante la acción de desaceleración de la pierna.
  • Fatiga: Músculos fatigados no pueden generar tanta fuerza y se pueden romper en excéntrico por el déficit del control neuromuscular y de la contracción inapropiada al estímulo. En esfuerzos de sprint (aceleración rápida y repentina) se producen cambios tanto neuromusculares como en la técnica de carrera que puede contribuir a la lesión.
  • Excesiva lordosis lumbar: La excesiva lordosis en la parte lumbar produce cambios degenerativos en L5/S1 y un atrapamiento nervioso que se asocia a lesiones recurrentes de la musculatura isquiotibial.
  • Edad:  se reduce el área transversal de los isquiotibiales con la edad y produce más tensión en los miembros inferiores en la carrera. Además, puede afectar a la degeneración lumbar que produce el pinzamiento de la raíz L5-S1.
  • Raza del deportista: Distintos estudios en deportistas apuntan que la raza negra es más propensa a sufrir roturas de isquiotibiales.
  • Lesiones previas: El factor más importante de la rotura de isquiotibiales es una lesión anterior. Hay de dos a seis veces más posibilidades de recaer por su tejido de cicatrización y la reorganización de las nuevas fibras tras la rotura. Estos porcentajes de recaída dependerán del tamaño y la gravedad de la lesión.
  • Otro de los factores que podemos tener en cuenta, es el regreso prematuro a la actividad física o que lesiones musculares provoquen una mala alineación o alteración de la biomecánica de la carrera.

Suscríbete a nuestra newsletter

Nos encanta que estéis informadas de todas las novedades, clases, talleres y eventos de Fisio Especialistas. Por eso, hemos creado una newsletter donde os enviaremos muchísimas información de interés. Si estás interesad@ no dudes en dejarnos tu nombre y correo electrónico y te llegarán toda nuestra información. ¡Gracias!

¡Ya estamos conectados! Recibirás nuestra newsletter en tu correo electrónico.