Cuando las relaciones sexuales duelen

 

– Sandra Gómez –

Sabemos que el hablar de relaciones sexuales y aun más de dolor en ellas, es un tema que da mucha vergüenza, por lo que nosotras te proponemos que contestes para ti misma estas preguntas:

¿Te duelen las relaciones sexuales que tienes con tu pareja? ¿Te han diagnosticado vaginismo o dispareunia? ¿no consigues llegar al orgasmo, porque no notas igual las relaciones sexuales? ¿Te duele el introducirte un tampón o una copa menstrual? ¿Te duelen las exploraciones rutinarias de la visita a tu ginecólogo/a?

En Fisioespecialistas te podemos ayudar a resolver todas estas dudas, pero antes de comenzar, tenemos que dejar claro que estos dolores no son normales y no tenemos porqué sufrirlos.

¿Qué es la dispareunia?

La dispareunia es el nombre que se pone al dolor que algunas personas sufren cuando tienen relaciones sexuales con penetración. Este dolor puede ser al principio, durante, o al final de la penetración. Además, el dolor puede ser persistente tiempo después del encuentro sexual. 

Hay dos tipos de dispareunia: 

  • Superficial: cuando el dolor se da al principio de la penetración. Dolor en la parte externa de la vagina. 
  • Profunda: cuando el dolor se da al final de la penetración. Se refleja al final de la vagina incluso a veces en la parte baja del abdomen 

¿Qué es el vaginismo? ¿Vaginismo y dispareunia es lo mismo?

El vaginismo es la imposibilidad de tener una penetración (no sólo de un pene, sino de un dedo, un tampón o cualquier cosa). Por esto último es por lo que se diferencia una dispareunia de un vaginismo.

¿Cuáles son las causas que provocan la dispareunia?

Las causas por las que puede aparecer una dispareunia son: 

  • Poca elasticidad en nuestra piel, mucosas o músculos del suelo pélvico
  • Episiotomía, desgarros, y cesáreas, y sus consecuentes fibrosis. 
  • Partos instrumentalizados.
  • Cambios hormonales. 
  • Enfermedades ginecológicas: como pueden ser la endometriosis, liquen… 
  • Prolapsos
  • Sequedad vaginal
  • Estrés. 
  • Poco conocimiento de nuestro propio cuerpo y nuestra anatomía. 
  • Poco conocimiento de nuestro placer. 
  • Cirugías a nivel abdominal o ginecológico. 
  • Anticonceptivos hormonales 
  • Congestión pélvica o edema pélvico.
  • Infecciones vaginales o de la vulva 

¿Si tengo dolor en las relaciones sexuales necesito ir al psicólogo?

El dolor de las relaciones sexuales no tiene por qué ir acompañadas de un componente emocional, ya que la mayoría de las veces es algo únicamente estructural por las causas mencionadas anteriormente. 

Ahora bien, hay veces que la parte estructural va acompañada con alguna vivencia o experiencia traumática previa relacionada con el sexo o con la intimidad de cada persona que también sería conveniente trabajarla con la psicología. 

Pero la dispareunia y el vaginismo no son dolores solo emocionales o mentales, aunque su origen pueda ser un trauma emocional; por lo tanto la primera línea de tratamiento sería la fisioterapia, siempre. 

¿Hay tratamiento para mi dolor? ¿Puedo dejar de sentir dolor y poder volver a disfrutar de mis relaciones sexuales?

El tratamiento irá en función de la causa que esté provocando este dolor y como siempre los tratamientos deben de ser personalizados, pero aquí recogemos algunas de las técnicas más eficaces de fisioterapia: 

    • Autoconocimiento de nuestro cuerpo: vamos a conocer la anatomía y la funcionalidad de nuestros genitales y nuestras vísceras, la funcionalidad de la excitación y el orgasmo. 
    • Autoconocimiento de nuestro placer: vamos a conocer nuestras zonas erógenas, nuestro erotismo, a reeducar que la penetración vaginal no es imprescindible, a entender las relaciones sexuales plenas y completas para cada una de nosotras. 
    • Tratamiento manual: como puede ser el masaje perineal o estiramientos en la zona lumbar y el sacro, musculatura glútea y musculatura de los rotadores de cadera y zona de ligamentos de la pelvis. 
    • Movilización de las estructuras adyacentes: útero. 
    • Tratamiento de abdomen y diafragma. 
    • Drenaje linfático en la vulva y zona de la pelvis.
    • Técnicas osteopáticas. Movilización de articulación sacroilíacas, lumbopélvicas, púbicas, sacrococcígeas. 
    • Tratamiento postural
    • Vibración 
    • IndibaR: para la relajación de la musculatura y para aumentar el riego sanguíneo en la zona pelviperineal y reducir el dolor. 

En conclusión, la primera opción para tratar el dolor en las relaciones sexuales, nunca debería ser la cirugía, ni tratamientos invasivos, ya que la fisioterapia tiene herramientas muy eficaces para devolver las propiedades y la funcionalidad a la musculatura del suelo pélvico, tanto en la curación como en la prevención.

Desde Fisioespecialistas, te recomendamos que si tienes dolor en las relaciones sexuales, dejes de realizar cualquier practica que haga aparecer ese dolor y visites a un fisioterapeuta de suelo pélvico. ¿Por qué es importante que lo hagas lo antes posible? Pues por que es más difícil recuperar el dolor que se nos queda grabado en nuestro cerebro por experiencias previas, que recuperar la musculatura del suelo pélvico.

Es un tema que a priori, da mucha vergüenza exteriorizar, pero nosotras te daremos confianza suficiente y apoyo para que nos puedas explicar con todo lujo de detalles tu caso y poder ayudarte y entre las dos poner una solución lo más pronto posible. Recuerda, las relaciones sexuales tienen que ser SIEMPRE placenteras.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Síguenos!
Horario

De lunes a viernes

de 8:00 a 21:00

Teléfono

667 03 01 23

Dirección

C/ de Lope de Rueda

Nº 17, 1º C – Madrid

Email

info@fisio-especialistas.com

Al unirte expresas tu consentimiento para recibir comunicaciones comerciales e informativas de Fisio Especialistas. Puedes retirar tu consentimiento en cualquier momento y consultar nuestra Política de Privacidad para más información.

Abrir chat
1
WhatsApp Fisio Especialistas
Hola 👋🏼
¿en qué podemos ayudarte? 💜