22
Ene

Diástasis: esta no es mi tripa

¿Qué es la diástasis?

La diástasis abdominal o diástasis de rectos se define como la separación de los rectos abdominales a cualquier nivel (infraumbilical o/y umbilical o/y supraumbilical). Se produce como consecuencia de un daño en el tejido conectivo, que en condiciones normales mantiene los rectos unidos entre si. La diástasis es la distensión o incluso a veces microrotura de la línea alba, línea central del abdomen.

La diástasis es un problema funcional y en muchas ocasiones estético, que no solo ocurre en el embarazo (aunque es este período de la vida de la mujer es donde aumenta el porcentaje de casos) Boissonnault y Blaschak (1988) observaron quel el 27% de las mujeres presentaban diástasis en el 2º trimestre de embarazo y el 66% en el tercer trimestre. Hay diferentes condicionantes que pueden agravar o aumentar los factores de riesgo de sufrir una diástasis.

¿Dónde se localizan los rectos abdominales y qué función tienen?

Los rectos abdominales son esos dos músculos que se ven claramente en hombres y mujeres muy fitness, donde se les marca la famosa tableta de chocolate.

Estos dos músculos están unidos entre sí por un tejido, denominado tejido conjuntivo, que brinda sostén y nutrición, muy rico en colágeno.

Sus funciones:

  • Su tono contribuye a mantener la posición recta y a mantener la viceras en su posición
  • Contribuye a aumentar las presiones intraabdominales ayudando a la defecación y micción
  • Su tono limita la inspiración máxima y favorece la espiración

¿Qué factores influyen?

  • Sobrepeso:

El aumento de peso, sobretodo bruscamente como puede ser en el caso del embarazo, hace que haya un aumento de la presion abdominal que hace que el tejido conectivo de la linea alba se distienda y produzca la diástasis al no soportar dicha presión.

  • Factores genéticos
  • Ejercicios abdominales tradicionales, cargas:

Los ejercicios abdominales tradicionales donde se ejercitan los rectos. Se ha comprobado que dichos ejercicios realizan una presión abdomino-pélvica, pudiendo producir diástasis, y empeorar la musculatura del suelo pélvico por la acción hiperpresiva. Al igual que realizar ejercicios de carga o en trabajos donde se carga mucho peso. Debemos quitarmos de la cabeza que para trabajar la diástasis hay que hacer ejercicios de rectos como un abdominal clásico, el trabajo tiene que ir dirigido al fortalecimiento de la faja abdominal profunda, es decir, el transverso.

  • Malos hábitos actividades de la vida diaria: estreñimiento, tos, vómitos, apneas, valsalvas…

Con una mala o nula activacion abdomino-pelvica en estas actividades de la vida diaria,  se perjudica el suelo pélvico debilitandolo, unido a una mala sinergia de la musculatusa abdominal como es el caso del transverso del abdomen el músculo más profundo, nos lleva a problemas como incontinencias urinarias, hernias,  hemorroides, prolapsos, etc. Este tipo de acciones puntuales o en ocasiones crónicas, hacen que el abdomen se abombe siendo perjudicial para la diástasis.

Muchos de estos malos hábitos se corrigen, además de por la trabajo de transverso, por el trabajo de diafragma.

  • El embarazo:

Durante el embarazo la mamá sufre numerosos cambios fisiológicos y adaptaciones. El crecimiento del bebé hace que la musculatura abdominal se distienda para ir haciendo hueco al bebé durante su desarrollo. A esto hay que sumarle los cambios hormonales como la relaxina, elastina, progesterona y estrógenos. La relaxina tiene un efecto sobre la laxitud ligamentosa y este proceso se realiza fisiológicamente con el objetivo de favorecer el proceso del parto, es esta laxitud la que hace que se debilite el tejido conectivo que une los rectos.

Desde una perspectiva mas personalizada, hay factores que afectan más a la posible diástasis, como embarazos múltiples, mamis con poco tono muscular, y un tejido de poca calidad, asi como bebés y tripas muy grandes.

  • El parto:

El parto es otro factor que puede producir diástasis, sobretodo en partos donde el expulsivo se alarga y la mujer esta muchas horas realizando pujos, la presión abdominal aumenta, siendo una de las causas de la diástasis. El parto por cesárea también implica muchas veces diástasis. No hay estudios que relacionen la diástasis con tipos de parto.


¿Cuáles son los signos y sintomas mas frecuentes?

Las diástasis generan en nosotras tripas que no reconocemos. A nivel estético vemos abdomenes muy prominentes, flácidos, descolgados, desconectadas, blanda…(estas son algunas de las características que nos contáis en consulta) a causa del bajo tono de la musculatura profunda del abdomen, como es el transverso. También observamos bultos o movimiento visceral a nivel de la línea alba.

Si valoramos la diástasis desde el punto de vista saludable, estructural y funcional, hay que decir que existe una gran relación entre la faja abdominal y la musculatura del suelo pélvico. La falta de tono en la musculatura abdominal profunda crea un cambio en la postura de la mujer y como consecuencia en la posición de las visceras, originando problemas de suelo pélvico como la incontinencia urinaria, prolapsos, dolor lumbar, dolor púbico, problemas digestivos, etc. Por lo que una diástasis no tratada y no cerrada, puede ocasionar a corto-medio plazo problemas de suelo pélvico como incontinencia urinaria, ya que las presiones ejercidas en la faja abdominal por causas diversas: cargar peso, tos, alergias, estreñimiento dirigen presiones hacia el periné y si nuestra faja abdominal no tiene el suficiente tono no va a poder soportar dicha fuerza. Por lo tanto, este aumento de presión se va a dirigir directamente al suelo pélvico, produciendo su debilidad y diferentes patologías.

En otras ocasiones a  medio-largo plazo, puede aparecer hernia umbilical o hernias viscerales, estas últimas están mas relacionadas con embarazos mútiples y grandes diástasis.

¿Cómo podemos valorar una diastasis?

La manera mas objetiva para valorarla es mediante un ecógrafo, que nos permite observar a través de imágenes las estructuras comprometidas y evalúa el comportamiento dinámico de éstas. Este tipo de valoración solo se puede hacer en clínica.

Una diástasis se considera patológica cuando supera en centímetro y medio de separación entre ambos rectos. Si existe esta separación se recomienda su tratamiento inmediato, tanto si existe sintomatología en ese momento como si no, puesto que si ya hay, se evidencia la importancia de la funcionalidad de estas estructuras y si aún no existe, es el momento ideal para prevenir que haya patología en un futuro.

¿Qué puedo hacer para mejorar mi diástasis?

Lo más importante que te quiero contar respecto a la recuperacion de la diástasis es que nunca se cierra por completo como una mujer que no ha estado embarazada.

Que el éxito de cerrar una diástasis está en valorar bien qué tipo de diástasis tengo, distancia de separación, profundidad, tono, etc. Es importante ponerte en manos de un profesional que diseñe tu plan personalizado, porque no todas somos iguales, no todas trabajamos igual y por supuesto no todas tenemos el mismo tiempo, constancia, etc.

El cierre de diástasis es un trabajo conjunto entre vosotras y la fisioterapeuta que diseña y dirige tu plan personalizado, el trabajo no puede ser colectivo.

Te voy a dar unos consejos para ayudarte a mejorar tu diástasis:

  • Como ya sabes nada de trabajo abdominal tradicional. Trabajaremos mediante ejercios de activación de transverso de manera voluntaria, trabajo de hipopresivos, trabajo con inestabilidad (tronco de manedera tambien llamado metodo 5P) y todo este trabajo combinado con la respiración adecuada.
  • Tenemos que controlar las apneas y los valsalvas en nuestra vida cotidiana. (Hablaremos de esto en otro post)
  • Como siempre os digo, hay que volver a estar recuperadas de un embarazo para quedarnos otra vez embarazadas. Debemos empezar en un punto de partida óptimo antes de lanzarnos a otro embarazo y parto
  • Nada de fajas, no hay mejor faja que la nuestra natural. Solo en casos excepcionales, valorado por un profesional sanitario.

Esto es todo lo que quería contarte sobre la diástasis y su impotancia en la valoración y tratamiento post parto.

Si tienes mas dudas, o quieres venir a que te la valoraremos, no te pierdas nuestros talleres gratuitos de DIÁSTASIS “Esta no es mi tripa”. Los hacemos todos lo meses dentro de CRIANZA PIEL CON PIEL.